Todos podemos tener buenas ideas. Todos podemos levantarnos una mañana y decir «¡lo tengo! he encontrado el producto perfecto«. Y, en ese momento, parece que todo fluye. La motivación está por las nubes y, sin pensar en todo el proceso intermedio, ya estamos imaginando nuestro producto en el lineal vendiéndose como rosquillas. Todos podemos sentirnos así. Hasta que la realidad nos lanza ese jarro de agua fría, «y ahora, ¿cómo lo hacemos?«…

Es posible que te hayas visto en esta situación, o conozcas a alguien que ha pasado por ahí. Si tienes que planificar un nuevo desarrollo, o trabajas en la industria alimentaria y te interesa este tema, a continuación te dejo los 5 errores que, por mi experiencia, he identificado como principales, y que debes evitar si quieres que dicho proceso no se convierta en un calvario.

ERROR 1: PENSAR QUE CUALQUIERA PUEDE HACERLO

El proceso de NPD, o desarrollo de nuevos productos, es un proceso complejo, donde hay que estudiar muchas variables y que tiene que dar solidez a la estructura del proyecto. Pero, visto desde fuera, el desarrollo de nuevos productos puede percibirse como algo divertido, creativo y fácil de hacer.

Estos factores hacen que muchas empresas se animen a improvisar con el desarrollo. Una vez que se tiene la idea, puede parecer que está todo hecho, pero en muchas ocasiones la idea es lo de menos.

¿A quién no le gusta «jugar» a crear cosas nuevas?

Hay grandes empresas que ponen a sus técnicos de control de calidad a desarrollar nuevos productos. También hay startups donde los fundadores se meten en una cocina a improvisar. ¿A quién no le gusta “jugar” a crear cosas nuevas?

Es cierto que no necesariamente tiene que salirte mal esa estrategia y seguro que te ahorras un dinero importante, pero si tengo que apostar, apuesto a que saldrá mal.

Subestimar el desarrollo de un producto puede ser tu primer error.

Las empresas deben apostar por la innovación en producto.

ERROR 2: NO CONTAR CON UN PRESUPUESTO CONCRETO PARA NPD.

Aunque pueda sorprender, esta situación es más común de lo que parece, y es que hay empresas para las que trabajar con presupuestos es como decirle a los equipos “ale, ¡a gastar!”

La innovación en producto es clave para el crecimiento de las empresas alimentarias. Los alimentos básicos están ya más que cubiertos, por lo que los consumidores buscan novedades, buscan más calidad, buscan diferenciación.

Las empresas deben apostar por la innovación en producto. Y para ello, deben trabajar con presupuestos específicos que den cierta libertad al equipo de desarrollo para maniobrar.

En ocasiones, dichos presupuestos se ciñen al trabajo de resultado directo, como pueda ser el laboratorio y su material, las materias primas e ingredientes, el equipo humano… pero tan importante como éstos son dar libertad a la creatividad, conocer productos de diferentes mercados y crear un entorno creativo. En este sentido, es muy importante tener una dirección del equipo creativo muy eficiente en cuanto a motivación y creatividad (ya hablaremos en otro artículo sobre esto), pero, además, es necesario tener una parte del presupuesto destinada a viajes de inspiración, a material para talleres creativos y a formación.

ERROR 3: DEJAR DE LADO LA PARTE TÉCNICA

Cuando analizas los productos del mercado, encuentras muchos de ellos que no están tan buenos como esperarías, o que el concepto no está tan bien trabajado, en definitiva, que no cumplen las expectativas.

Las reglas son las mismas para todos, y todos debemos cumplirlas

Pero lo más sorprendente es ver que hay productos que no cumplen, por ejemplo, con las normas de etiquetado. Dentro de la industria, también te encuentras pequeñas empresas emprendedoras que no conocen la parte técnica que hay detrás de cada producto y pueden subestimar su importancia.

En este punto hay que ponerse serios. Una cosa es que el producto no esté tan bueno como cabría esperar, y otra es que no cumpla la ley. Las reglas son las mismas para todos, y todos debemos cumplirlas. Es cierto que, si no has trabajado nunca con la legislación alimentaria, puede resultar difícil de seguir (recuerdo haberme leído el mismo reglamento tres veces seguidas y aun así no tenerlo claro), pero no cumplir las normas puede tener consecuencias legales.

En Eur Lex tienes todos los textos legales de la Unión Europea. Y si esta web te resulta abrumadora, puedes recurrir al Aecosan, donde encontrarás la legislación vigente sobre seguridad alimentaria aplicable en España y en la UE.

ERROR 4: NO DISPONER DE TIEMPO SUFICIENTE.

Creo que toda persona que trabaje en el departamento de desarrollo de nuevos productos en la industria alimentaria sabrá de lo que hablo. Ya sea por el cliente o ya sea por dirección o por marketing, nunca hay tiempo suficiente para trabajar en condiciones.

Esto puede parecer un cliché, pues todos los departamentos se pueden quejar de falta de tiempo, pero hay que tener en cuenta que crear nuevos productos combina varios factores que pueden requerir de tiempo extra.

Crear requiere de mucho más tiempo del que pensamos

Además del tiempo físico para realizar las tareas, cuando estás creando cosas nuevas probablemente necesites nuevos ingredientes de, quizás, nuevos proveedores. Tienes que buscar el ingrediente, encontrar el proveedor y recibir una muestra. Una vez que tienes todos los ingredientes tienes que crear el producto. Crear requiere de mucho más tiempo del que pensamos, pues hoy en día es casi imposible concentrarse en el trabajo, imagínate “concentrarte para crear”. Y, por último, haz la validación del producto, que consiste en ver que está bueno, que se puede fabricar y preparar toda la parte técnica (que no se nos olvide!).

A ver, siempre he defendido el trabajar contrarreloj, porque ese punto de estrés a mí me funciona. Pero si lo que tenemos delante es un imposible, al final vamos asumiendo riesgos, ya sean de no llegar a la calidad esperada o de no tener un producto industrialmente viable.

ERROR 5: NO CONTAR CON UNA DIRECCIÓN COMPROMETIDA.

Yo he tenido la suerte de trabajar en una empresa donde la dirección estaba totalmente comprometida con la innovación y el desarrollo de nuevos productos. Pero conozco a muchos compañeros de profesión que no han tenido esa suerte.

Lanzar nuevos productos al mercado debería ser tarea básica para toda empresa alimentaria que quiera prosperar. Y probablemente sea el error más difícil de sortear. Muchas empresas no le dan importancia ninguna, otras lanzan algo innovador y se dedican a protegerlo como si todo su futuro dependiera de ello. Pero cuando te das cuenta que las empresas innovadoras no son las que dedican todo su esfuerzo a proteger su innovación, sino aquellas que siguen innovando, siendo líderes del mercado, mientras los demás simplemente les intentan seguir el ritmo a base de copias, entonces es cuando tu actitud cambia, y quieres estar con los que innovan.

Si la dirección de la empresa ve los nuevos desarrollos como “postureo” de cara a los clientes, mal vamos. Pero siendo optimistas, gracias a esas empresas que no innovan, algunas que sí lo hacen tienen mayor visibilidad y reconocimiento.

Si la dirección de la empresa ve los nuevos desarrollos como «postureo» de cara a los clientes, mal vamos.

Y estos son los 5 errores que, en mi opinión, debes evitar si quieres que tu proyecto de desarrollo funcione correctamente. Si crees que podemos ayudarte en algo, no dudes en contactar con nosotros!

Armando Martinez

Tecnólogo de alimentos, con 15 años de experiencia en el desarrollo de nuevos productos (NPD).

Apasionado de la innovación alimentaria y los procesos creativos.

Artículos Recomendados

Analisis Sensorial como control de calidad

Analisis Sensorial como control de calidad

En todas las empresas de alimentación con las que he tenido la oportunidad de trabajar he visto una dedicación evidente al control de calidad de sus productos.Empezando por análisis microbiológicos, necesarios para corroborar la seguridad del alimento, y continuando...

leer más
Share This